Cronista

 

Cronista Municipal

C. Carlos Enrique Parra Ron

cronista@etzatlan.gob.mx

Tels.: 01 (386) 75 3 3052

Domicilio: Calle Escobedo no.359, Colonia Centro  C.P. 46500

Etzatlán, Jalisco.

Semana Santa en Etzatlán

La Semana Santa en Etzatlán.

Por Carlos Enrique Parra Ron

Del 29 de marzo al 5 de abril se celebra la Semana Mayor y todo mundo se prepara unos se van de vacaciones y otros se quedan en casa.

En Etzatlán ya están preparados para recibirla, y sobre todo como ya es costumbre dentro de la seriedad que se requiere.

Año con año se vive en la población cristiana de Etzatlán con una enorme fe, desde la llegada a esta tierra de los frailes franciscanos.

En ella se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Da comienzo el Domingo de Ramos y culmina el Domingo de Resurrección, con el primero se abre solemnemente la Semana Santa, recordando las palmas con las cuales fue recibido Jesús a la entrada de Jerusalén, aquí se bendicen los ramos y se efectúa una peregrinación que comienza a las 11:00 a.m. de la Glorieta de las Garzas, hasta la Parroquia de la Purísima Concepción, para después participar en una misa solemne.

El Jueves Santo, que es el primer Triduo Pascual, aquí se conmemora la institución de la Eucaristía en la Última Cena de Jesús en compañía de sus apóstoles. Para esta celebración se invita a los fieles para que reciban el Sacramento de la Eucaristía.

En este día destaca el lavatorio de pies, (6:00 p.m.) que el sacerdote realiza con una docena de parroquianos, que vestidos a la usanza de aquellos tiempos, permiten que el sacerdote les lave y bese los pies en señal de humildad, antes del inicio de la última cena.

Viernes Santo, una de las principales celebraciones de la Iglesia Católica en la que se conmemora la muerte de Jesús de Nazaret.

El Viacrucis Viviente. Espectacular representación bíblica en dónde el pueblo y visitantes se maravillan del inmenso despliegue, de parroquianos que se congregan desde temprana hora, para dar inicio en la Plaza Principal Antonio Escobedo, (10:00 a.m.) en dónde dará comienzo el viacrucis viviente, que partirá de la Plaza Principal, hasta llegar a un lado del Templo del Sagrado Corazón, en dónde se lleva a cabo la Crucifixión de Nuestro Señor Jesucristo, bien representado por un joven lugareño.

La celebración de la Pasión del Señor y adoración de la Santa Cruz (6:00 p.m.) y después el Rosario de pésame, (8:00 p.m.) más tarde (9:00 p.m.) da inicio desde la Parroquia, la tradicional Marcha del Silencio, en dónde participa la mitad del pueblo en la procesión y la otra mitad viendo.

Al frente mujeres que simulan a la Virgen María portando la corona de espinas de su amado hijo, y detrás de ellas un sinnúmero de personas ataviadas con trajes negros, y un capuchón que les cubre la cabeza, unos soportando el peso de pesadas cruces, otros tan solo cargando unos maderos en los hombros, otros más arrastrando largas cadenas por el empedrado.

Sábado de Gloria, es el tercer día del Triduo Pascual, concluyendo en las segundas vísperas del Domingo de Resurrección, de esta forma es como termina para la familia cristiana la Semana Santa.

Vigilia Pascual, la Bendición del Fuego Nuevo, (10:00 p.m.)

Domingo de Resurrección, en este día es celebrada con gran júbilo la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, tras haber sido crucificado.

Así es como se vive la Semana Santa, en Etzatlán.

Gracias a la dirección del Sr. Cura y a las autoridades del H. Ayuntamiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las Cruces en Etzatlán

Las Cruces en Etzatlán

por  Carlos Enrique Parra Ron

“Una ferviente tradición”

En Etzatlán, es mucha la devoción que se le tiene a La Santa Cruz, pues, a partir de que él Conquistador don Nuño Beltrán de Guzmán, instaló la primera Cruz, en un peñasco en la ribera de la laguna de Magdalena, en 1530,  año con año se le ha rendido culto, pero no fue que hasta, 1716 que el padre fray José Orozco, O. F. M., hizo un llamado a los vecinos de los barrios que conformaban los cuatro puntos cardinales, para instalaran una Cruz, siendo los siguientes: El Pasito, al norte; La Cajita del Agua, al sur; La Casa Blanca, al oriente y La Garita, al poniente.

Después el mismo pueblo fue instalando, conforme crecía otras cruces más, siguiéndole la que se encontraba en el tercer cementerio, en el mismo lugar donde se encuentra hoy La Cuevita Santa y esta fue llamada: La Cruz del Calvario, esto fue por el año de 1826, la quinta Cruz y hasta el día de hoy la más famosa, fue la que instaló él padre Toribio Quezada, se cuentan varias leyendas sobre la existencia de esta Cruz y el por qué fue puesta allí, pero la que más se le acerca es que al padre Quezada, le llamaba mucho la atención que a ciertas horas de la noche se viera en el cerro, a lo lejos una luz que brincaba de un lado al otro y exactamente coincidía con el camino que llevaba a la mina que entonces se conocía como: Santo Domingo, según se rumoraba que ahí, bajo la sombra de un árbol de mezquite, jugaban los mineros baraja y que andaba el diablo suelto, pues hasta vidas se habían perdido, un buen día el padre Toribio, cansado de oír tanta historia que terminaba en tragedia, ya que al que no lo mataban, lo dejaban en la calle, pues perdían hasta la camisa, después de escuchar a uno de los mineros que aseguraba que el demonio había cargado con varios de sus compañeros, invito a este a que le ayudara a instalar una Cruz en ese lugar y que llevará una hacha, pues él con sus propias manos iba a derribar el mentado mezquite y así fue que en el año de 1888, se terminó con las jugadas y por supuesto con la aparición de la lucecita que adjudican a un muchacho de la mina llamado: Juan, aunque aún existen personas en el pueblo que aseguran haberla visto. Después se instalaron otras cruces como la de la misión de fray Buenaventura Sandoval, otra en La Casa Blanca, otra, La Cruz de los Mártires de  Etzatlán, la de Los Colonos, otra la de Los Hijos Ausentes y otras.

Es una tradición retocar las cruces y adornarlas de muy distintas maneras para que luzcan hermosas, porque las llevan a la iglesia, con gran júbilo acompañadas por los feligreses y diferentes danzas a veces también con la banda del pueblo, muchas flores, cohetes para después en la puerta del templo los reciba él Señor Cura, dándoles la bienvenida, y celebrando una misa cada.

El 2 de mayo, se llevan a las ermitas que pertenecen, igual como fueron traídas, acompañadas por los feligreses del barrio y algunos visitantes de otras partes, rezándose el santo rosario, acompañado con la música.

En el barrio de la Cajita del Agua, es donde se encuentra una de las primeras cruces instaladas en el pueblo, y ya es  costumbre que además de los festejos, se lleve a cabo el famoso relato, mas delante daremos un pormenor, ya que es parte muy importante de nuestras tradiciones, donde de una manera muy especial se recuerda a una antigua leyenda de la época de la conquista.

El señor David Martínez, es quién interpreta el violín, que acompaña a la danza, mismo que aparece en esta foto, considerado como uno de los que mantienen aún vivas a capa y espada, estas   bellas  tradiciones.

Hay personas que visitan todas las ermitas y en cada una rezan un rosario, otras se quedan por la noche a velar, pero no hay mayor satisfacción que la que tienen las personas que de alguna forma, se prestan para que esta arraigada fiesta, sea la mejor de todas, dando lo mejor de ellos, pues La Santa Cruz, es y siempre será, la protectora del pueblo Etzatlense

Este día 3 de Mayo, es festejado también por los “Constructores” de ahí es donde procede la palabra “Albañil”.

En esta palabra caben todos los constructores, Arquitectos, Ingenieros, Albañiles, etc. etc. toda esa gente que siempre ha sido tan importante a través de todos los tiempos en la evolución de la humanidad, ya que ellos son los que construyen día con día, los lugares en donde se da forma al futuro del mundo.

El cambio de nombre de San Juanito

Por: Carlos Enrique Parra Ron

Le pedí a mi amigo don Antonio Domínguez Ocampo, Cronista del pueblo de San Juanito de Escobedo, que por favor enriqueciera más mis conocimientos con algo de su enorme acervo, y me pidió que tomara de alguno de sus escritos lo que más me interesara, y esto me llamó la atención:

“En el siglo antepasado los gobiernos traían a nuestro pueblo como pelota de ping-pong, del Departamento de Ahualulco, al que pertenecía pasó al de Tequila, para el 14 de noviembre de 1824, pasó al de Etzatlán, para 1848 regresó de nuevo al de Ahualulco, tiempo después de nuevo al de Etzatlán, siendo comisaría de éste hasta dejarlo tranquilo al pasar a ser cabecera del municipio del mismo nombre.

He aquí cómo y porqué sucedió dicho cambio de nombre.

El Sr. Telésforo Ruiz Montes, el año de 1938, era diputado local por el Distrito de Ayo el Chico (Ayotlán) y el Sr. D. Everardo Topete, Gobernador del Estado de Jalisco y originario de Etzatlán, también amigo del Sr. Telésforo, por lo que éste, con el deseo de que nuestro pueblo se independizara de Etzatlán, hizo todo lo posible por conseguir dicho propósito de acuerdo al siguiente Decreto:

Decreto número 4499.- El Congreso del Estado Decreta:

Artículo 1º.- Se eleva a la categoría de Cabecera de la Municipalidad la hoy Comisaría de San juanito del Municipio de Etzatlán, cambiándole el nombre por el de Antonio Escobedo. Siguen cuatro artículos transitorios. Salón de sesiones del H. Congreso del Estado.

Guadalajara, Jal., a 30 de enero de 1939. Dip. Presidente Juan G. Chávez.- Dip. Srio. Constancio Hernández A.- Dip. Srio. Francisco Santiago.-

Rubricas

Por tanto, mando se imprima, publique y se le dé el debido cumplimiento. Dado en el Palacio del Poder Ejecutivo a los 4 días del mes de febrero de 1939. Everardo Topete.- Srio. Gral. De Gobierno. Lic. J. Carlos Osorio.

Publicado en el periódico oficial “Estado de Jalisco” Tomo CXLIII. Núm. 17, correspondiente al martes 7 de febrero de 1939”.

Don Antonio Domínguez Ocampo, es un buen amigo, nacido en San Juanito en el tiempo en que todavía pertenecía al Municipio de Etzatlán, así es que en su corazón todavía guarda su esencia etzatlense con mucho orgullo.

Así eran las fiestas Patrias en la Embocada, El Amparo en los 20’s

Un Etzatlense en la Independencia de Mexico

Rafael Pérez Niz, nació en la ciudad de Etzatlán, Jalisco, un 23 de octubre del año de 1786, fueron sus padres; don Julio Pérez y doña Marcela Niz,

Fue un gran patriota que luchó por nuestra Independencia, al lado del Sr. Cura don José María Mercado, mismo que lo nombró Brigadier y secretario particular.

El Cura Mercado y él Brigadier Pérez, junto con otros 200 naturales de Ahualulco, Etzatlán, y otras partes de la región, partieron hacía la ciudad de Tepic, Nayarit, llegando a las orillas de la ciudad (en la Loma de la Cruz) donde enclavaron una bandera blanca.

El Cura, ordenó al Brigadier Pérez, para que fuera a tomar posesión de los pertrechos y pertenencias de los iberos radicados en Tequila y Amatitán, esto sería a nombre del Comandante Antonio de la Torre y el Sr. Cura don Miguel Hidalgo y Costilla.

La orden fue cumplida, recibiendo el juramento de fidelidad y asegurando los intereses de los extranjeros radicados en esas entidades, así como el reclutamiento de más elementos que quisieron enlistarse en las tropas.